Mantequerías Ferrero: Showcooking de campeonato

Mantequerías Ferrero: Showcooking de campeonato

No todos los días se tiene la oportunidad de cocinar junto a un campeón del mundo y en un ambiente digno de campeones. Y es que una vez más, y ya son tres – aunque desde ya, pensando en la siguiente, en época donde aprieten menos las temperaturas -, Mantequerías Vicente Ferrero (calle Sorní 38, Valencia) ha contado con quien suscribe para  el Showcooking  que el pasado viernes hizo las delicias de su fiel clientela.

Un cartel que contaba, como siempre, con el excelso producto que llena las vitrinas y estanterías del colmado, con especial protagonismo, esta vez, para sus ahumados (salmón y sardina), escabeches, quesos, postres y el número uno de entre los alimentos delicatessen: el jamón ibérico de bellota Lazo, contando además con las explicaciones de D. Juan Grima, propietario de Jamones Grima, distribuidor en exclusiva  y responsable en Valencia de Lazo, quien nos deleitó con sus sapiencias y sobresalientes explicaciones de tan magno producto. Gracias Juan.
Foto 22-6-18 10 25 09

A esos titulares, se sumaban los extraordinarios vinos de Bodegas D. Mateos:Tempranillo blanco 2.016, (complejo, profundo, frutal, cremoso, un vino que no se cansa uno de disfrutarlo) y Tinto Crianza 2.014 (majestuoso, señorial, elegante, redondo, un vino que convierte en única la ocasión para la que se ha abierto), que de la mano de Marlango Wine y especialmente de su responsable (un gran señor en todos los sentidos: gracias siempre, “amic, per tot”), llenaron las copas de los asistentes. No todos los días se pueden beber unos vinos de tan alta calidad, pero en Mantequerías Ferrero y con Marlango Wine, todo es posible. Así me lo han demostrado siempre.

 

Y como estrella invitada, Manolo Martín, Campeón del Mundo de Coctelería clásica, sevillano que tiene la capacidad innata de hacer disfrutar mientras disfruta, ya sea enfriando la copa, pinzando los twist de naranja y limón, deslizando suavemente el carbónico de la tónica sobre  su destilado estrella, la Gin Bruni Collin’s (de obligada adquisición para todo aquel amante de lo superior) o machacando la hierbabuena junto al azúcar blanco de los mojitos de ginebra que fueron el preludio de unos Gintonics que nos trasladaron a terrazas con vistas de la capital hispalense. Todo un placer, Manolo, persona con estrella en la chaquetilla y en el corazón.

 

Y entre todos ellos, este apasionado de la comida, perfectamente flanqueado por los Ferrero, Carlos, Vicente y Pilar, anfitriones únicos , comerciantes de un ultramarinos que merece litros de tinta y amigos de los de verdad, de esos que con una sola mirada, basta.

Foto 22-6-18 10 00 41

 

Siendo así, es fácil ofrecer una tosta crujiente con enrollado de salmón relleno de queso blanco, mayonesa de wasabi y cebollino picado. Un entrante que abrió la noche, aportando frescura, sabor y que maridó a la perfección con el blanco.

 

Blanco que también acompañó a las brochetas  de sardina ahumada, mango y queso servilleta valenciano (premiado Cheese world), que apoyaban sobre el pan francés que cada día recibe Mantequerías Vicente Ferrero. Combinación atrevida y que gustó mucho y más si cabe en una calurosa noche.

 

Disfrutado el  tempranillo, se abrió el crianza tinto, y con él, llegó la ensaladilla  con mejillones en escabeche. La aparente simpleza de una patata cocida, aliñada con AOVE y sal, la cremosidad de la mayonesa y la potencia del excelentemente trabajado escabeche de Conservas Ramón Franco. Y el crunch de las cañas de pan, “pan feo”, que también encontraréis en Sorní 38.

El último bocado salado, los cubiletes de patata con salmorejo y jamón Lazo. Una patata  versionada de S. Arola, envuelta en el majestuoso Lazo (no me cansaré nunca de hablar del producto de Cortegana – Huelva) y rellena, con el fin de “trampantojear” (yemita de huevo, patata y jamón), de gazpacho andaluz.  Dos bocados que pusieron fin a la parte salada y al tinto, para llegar al dulce.

 

Postre redondo: bola de helado de crema de chufa con crumble de galleta de mantequilla salada, una combinación  que por unanimidad, resultó un éxito y refrescó los paladares para la llegada de los cócteles del hombre de la estrella en el pecho del que os hablaba al inicio, Manolo Martín.

 

Con sus mojitos y sus GinTonics, con fotos para Facebook e Instagram, fuimos dando término a una agradable velada gracias, como siempre, al buen hacer de los asistentes, siempre interesados en escuchar lo que se contaba, muy participativos, gente de agradable conversación  y trato, en perfecta sintonía con esa tienda amiga que es, para mí, Mantequerías Vicente Ferrero, donde uno puede hacer lo que más le gusta (cocinar) para luego (gracias al sensacional trabajo de Brandson Marketing Studio), contarlo.

 

A todos, gracias. Os recomiendo encarecidamente os apuntéis en futuras ocasiones porque son noches especiales, donde la materia prima es el protagonista. Y con ella, vosotros. Hasta la próxima.

Foto 22-6-18 10 39 57

Deja un comentario