Cuarto Showcooking de Mantequerías Ferrero

Cuarto Showcooking de Mantequerías Ferrero

Cuarto showcooking en Mantequerías Ferrero  y cuarto éxito el que se anota esa casa con este tipo de eventos. Como bien decía Carlos Ferrero en la presentación, lo que empezó como una divertida locura entre amigos, ha acabado siendo algo consolidado, con cada vez más afluencia de gente y unos colaboradores, como siempre, de altísimo nivel.

Porque quien suscribe, amigo desde hace décadas  de este pequeño gran  ultramarinos de la capital valenciana, aporta todas sus ganas para, con productos de sus estanterías, ofrecer a los asistentes (en esta ocasión se superó la treintena), bocaditos elaborados con ellos. Y créanme, con ese material es fácil acertar.

 

Porque es difícil resistirse a una  crujiente tostada con queso brie con confitura de cebolla, entrante clásico de los que nunca fallan, de magnífica combinación de sabores y más cuando se acompañan de un excepcional Ribeiro, Priorato de Razamonde, de Bodegas Alter, con variedad 100% treixadura, un vino limpio, brillante de aroma intenso y afrutado y ese toque cítrico que tan bien maridó. Y es que Marlango Wine siempre sabe recomendar el mejor vino para las distintas catas que se han realizado.¿Habilidad? Sí, y profesionalidad.

 

 

El mismo Ribeiro, condecorado y premiado en reiteradas ocasiones,  fue el que acompañó al segundo de los bocados, unas croquetas ajedrezadas. Se  trata de una croqueta de bacalao que venden a diario desde los mostradores de los Ferrero, listas para su consumo, en formato  estándar y en formato cocktail. Ajedrezadas porque se presentó una con suave allioli y otra sobre una base de salsa tinta de calamar, realizada de manera clásica: pimiento verde y cebolla pochada, tomate, fumet y la tinta, todo bien cocinado, colado y pasado por el chino.

 

 

Se dio paso así a la ensalada de alubias (menudas alubias, carnosas y bien cocidas  ofrecen Vicente, Carlos y Pilar), con piperrada y salmón ahumado, del que ya hemos escrito en anteriores ocasiones y que ahora que se acercan fechas navideñas no puede faltar en vuestras mesas. Un plato que personalmente nos encanta prepararlo y comerlo y que sin duda fue la sorpresa del noche.

 

IMG_7432 (editado)

 

Cambio de vino, pasando al tinto, también excelentemente aconsejados por Marlango Wine. En esta ocasión, un vino de autor, El Beso  de las Uvas, de la Familia Consesa, un vino con DO Pago Guijoso, una familia que mima muy de cerca sus viñedos, que se aleja de mecanización con tal de dotar sentimiento, pureza y pasión a sus caldos y que lleva por bandera la innovación, la calidad y el respeto al medio ambiente.

 

El tinto acompañó a dos cucuruchos rellenos. Uno de ellos, con crema de queso y taquitos de varia mallorquina, un embutido típico de la gran isla balear que llega a Ferrero de la mano de Ca´s Sereno, desconocida por muchos en Valencia y que nos podría recordar a un morcón con un toque picante único. Y es que desde Ca´s Sereno se trabaja muy bien el cerdo, del que obtienen una sobrasada extraordinaria y que es sin duda uno de los grandes reclamos de Mantequerías Vicente Ferrero. A la sobrasada, en esta ocasión, la acompañamos de un chorrito de miel, resultando una combinación que gustó mucho a los presentes.

 

IMG_7426 (editado)

 

Terminó la parte salada con nuestra versión del “blanc i negre”, sobre hojaldre, con tierra de morcilla de Onteniente y longaniza de Pascua, de esas que cuelgan en el colmado y que se remató en plancha a fin de  dar un golpe de calor que bastó para fundir ligeramente la infiltrada grasa de las longanizas, magníficas para todo el año.

 

8d17ba93-6def-430d-b29b-ea46387bf445 (editado)

 

Como prepostre, una brocheta de piña en su jugo  y melocotón en almíbar con chocolate fundido. 100% producto de esa casa, con el que tan fácil es trabajar.

 

IMG_7420 (editado)

 

El postre y el fin de fiesta vinieron de la mano de la Pastelería Notre Dame 1969 –  que trajo hasta cuatro variedades distintas de chocolates, blanco, con leche, negro y una joya salvaje, el rosa, así como unos panetones jugosos y llenos de sabor, trabajados muy a conciencia – y de Ginself, la ginebra que se elabora en la cercana Benicassim, una premium muy nuestra, con toques de limón, naranja y chufa, que de la mano de Nacho, uno de sus propietarios, hizo las delicias de todos los asistentes.

 

51d6fffc-0bac-4f54-ab1e-077235daa172 (editado)

 

En definitiva, una nueva gran noche  la pasada en ese establecimiento  al que debéis visitar para conocer de la calidad de sus productos y de sus dueños, grandes profesionales y amigos  a los que una vez más, desde aquí, les doy nuevamente las gracias por dejarme ser cómplice de esta divertida y loca aventura.

Deja un comentario